Home / Destacados / CREW DRAGON INAUGURÓ UNA NUEVA ERA

CREW DRAGON INAUGURÓ UNA NUEVA ERA

Fotos: NASA

A las 10:16 del domingo recién pasado, hora de Chile continental, la cápsula Crew Dragon se acopló en forma automática a la Estación Espacial Internacional cuando volaban sobre las costas de China y Mongolia.

El acercamiento se hizo con una precisión extraordinaria. Después de la suave captura, se cerraron 12 ganchos para completar el procedimiento a las 10:27 de la mañana.

Habían transcurrido poco más de 19 horas desde el lanzamiento, lo que permitió a los astronautas, aparte de chequear los dispositivos y los parámetros de la misión, experimentar su primer sueño en condiciones de ingravidez.

Douglas Hurley y Robert Behnken fueron despertados desde tierra a las 4:45 de la madrugada con la canción «Planet Caravan» de Black Sabbath y luego realizaron una inspección de la nave, que bautizaron como “Dragon Endeavour”.

Más tarde, realizaron una prueba de propulsores, pilotaje manual de campo cercano para demostrar su capacidad de control de la nave espacial en caso de que se presentara un problema con el vuelo automatizado; revisaron el sistema de control ambiental y pantallas touch.

Fotos: NASA

Revisión de sistemas

Desde que la Dragon se acopló hasta que ingresaron a la Estación Espacial transcurrieron unas tres horas, tiempo que emplearon los astronautas para realizar controles de fugas y presurización con la finalidad de preparar la apertura de la escotilla programada para aproximadamente las 12:45 y que se concretó finalmente alrededor de las 13:00 horas de Chile.

A lo anterior se añadieron una serie de revisiones de programas y sistemas de vuelos de la cápsula y el chequeo de los equipos que permiten igualar las presiones y temperaturas internas de ambas con el objetivo de proteger a los astronautas y los dispositivos a bordo.

Robert Behnken y Douglas Hurley fueron recibidos con abrazos por la tripulación de la Expedición 63 integrada por los cosmonautas rusos Anatoly Ivanishin e Ivan Vagner, de la Agencia Roscosmos y el astronauta  Chris Cassidy.

La NASA señaló que la misión Demo-2 probará y validará todos los aspectos del sistema de transporte de la tripulación, incluida la Crew Dragon, los trajes espaciales, el vehículo de lanzamiento Falcon 9, la plataforma de lanzamiento LC-39A y las capacidades de operaciones antes de que el Programa de tripulación comercial de la NASA certifique a la tripulación Dragón para misiones operativas de larga duración a la estación espacial.

Fotos: NASA

El comienzo

El histórico vuelo se inició el sábado 30 de mayo desde el puerto espacial Kennedy y a cuyo lanzamiento asistió el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, junto a autoridades de Gobierno, el Congreso, NASA y Fuerzas Armadas, además de Elon Musk.

A diez segundos del conteo final, los ordenadores de la nave asumieron el control del lanzamiento y del encendido de los propulsores. Esta vez todo funcionó como se esperaba y el cohete Falcon 9 despegó exactamente a las 15:22 Pm hora de Chile continental.

A los pocos segundos del despegue, el cohete ya desarrollaba un velocidad superior a los 350 kilómetros por hora y aumentando progresivamente. A los 58 segundos, el propulsor y la nave enfrentaron la máxima tensión mecánica sobre sus estructuras y a los 2 minutos con 33 segundos, cuando alcanzaba una velocidad de aproximadamente 7.500 kilómetros por hora, se despegó la primera etapa que aterrizó verticalmente sobre una barcaza en el Océano Atlántico.

A los 8 minutos con 47 segundos del despegue, avanzando a una velocidad de 27 mil kilómetros por hora y a una altura de 200 kilómetros, la cápsula Crew Dragon había alcanzado la órbita programada.

Fotos: NASA

“Una nueva era”

“Esta es una nueva era de los viajes del hombre al espacio con la participación de cientos de miles de personas que trabajaron para hacer realidad esta misión, contratistas, equipos de NASA y de SpaceX. Este es un día maravilloso para América y para el mundo”, dijo James F. Bridenstine, administrador de la NASA.

Añadió que este es el comienzo de viajes a órbita baja, señalando que “pronto iremos a la Luna con socios comerciales e internacionales, aprovecharemos los recursos de la Luna y los conocimientos adquiridos para a vivir y trabajar en extensos períodos en el espacio y preparar el viaje a Marte”, indicó.

“Esta vez  -añadió- iremos a la Luna con un equipo diferente y altamente calificado que incluye a una mujer. Por eso llamamos a este programa Artemis, hermana de Apollo que en la mitología griega era la Diosa de la Luna …Este es el principio y hay mucho más que vendrá”, afirmó Bridenstine.

El Programa de tripulación comercial de la NASA está trabajando con la industria aeroespacial estadounidense a medida que las empresas desarrollan y operan una nueva generación de naves espaciales y sistemas de lanzamiento capaces de transportar tripulaciones a la órbita terrestre baja y la Estación Espacial Internacional.

Este programa sirve a la Agencia noreamericana para en paralelo desarrollar su mejores esfuerzos en el programa Gateway de construcción de una Estación Espacial que orbite la Luna; regresar a nuestro satélite natural en el año 2024; establecer una colonia permanente allí y desarrollar la tecnología y experiencia para materializar el viaje a Marte.

Fotos: NASA

Fin de dependencia

La misión, denominada Demo 2, es la primera, en la historia de los vuelos espaciales, que concreta la empresa privada, en convenio con la NASA, pues tanto la cápsula Crew Dragon como el cohete Falcon 9 fueron desarrollados por la empresa SpaceX del multimillonario Elon Musk.

El sector privado ha probado de esta manera sus capacidades para competir o complementarse con las principales agencias espaciales del mundo para salir al cosmos, explorar y buscar nuevos horizontes.

 

También es la primera vez en 10 años en que astronautas estadounidenses despegan en un cohete desde territorio de ese país tras el fin de la era de los transbordadores, que fueron dados de baja en 2011.

La asociación entre la NASA y SpaceX marca el fin de la dependencia de las cápsulas espaciales rusas Soyuz para poner a sus astronautas en órbita y de paso fortalecer la motivación en la empresa privada de ese país para implementar sistemas que lleven astronautas y turistas al espacio.

Fotos: NASA

2143visualizaciones,20hoy