Home / Historia Espacial Chilena / Campamento 2004

Campamento 2004

GALERÍA FOTOGRÁFICA CAMPAMENTO 2004

Del 5 al 18 de enero 47 niños -chilenos, rusos, mexicanos, argentinos, ecuatorianos y de Estados Unidos-, participaron en el Campamento Espacial de las Américas 2004, en las ciudades de Antofagasta, Santiago y Ancud. Estas son las imágenes de esta actividad que marcó sus vidas.

Antofagasta, Paranal, San Pedro de Atacama, Chajnantor, Mejillones, Santiago y Ancud:

INFORME EJECUTIVO DEL CAMPAMENTO ESPACIAL DE LAS AMÉRICAS 2004

Todas las actividades cuando finalizan son sometidas a evaluación. De esa instancia, se entrega un informe, y el Campamento Espacial no es ajeno a esta normativa. He aquí, para todos ustedes, la cuenta de lo que fue esta actividad que finalizó con pleno éxito.

La primera versión del Campamento Espacial de Las Américas, la segunda de este tipo efectuada en Chile, dirigida a estudiantes del Continente Americano, con el auspicio de la Oficina de Asuntos para el Espacio Exterior de las Naciones Unidas y patrocinada por el Ministerio de Educación de chile, concluyó con un éxito rotundo tanto por la presencia masiva de estudiantes como por la calidad de las conferencias ofrecidas por los académicos chilenos y rusos.

La actividad incluyó la presencia de 46 estudiantes procedentes de Argentina, Ecuador, Estados Unidos, México, Rusia y Chile; 10 académicos, entre ellos 4 de origen ruso; 5 coordinadores; 4 académicos visitantes; 2 niños y 1 director.

El grupo de jóvenes, de entre 11 y 17 años de edad, recorrió más de seis mil kilómetros de territorio en Chile, desde la nortina ciudad de Antofagasta, distante a 1.300 kilómetros al norte de la capital, hasta la austral localidad del Parque Nacional Chiloé, ubicada a 1.200 kilómetros al sur de Santiago.

Los estudiantes de Ecuador, Estados Unidos, México y Rusia fueron seleccionados tras conversaciones efectuadas con académicos de esos países a través de la Asociación Chilena del Espacio (ACHIDE), organizadora del evento, y de la Agencia Chilena del Espacio (ACE).

La Asociación Latinoamericana del Espacio (ALE) se encargó de hacer el llamado a los alumnos del continente.

Los jóvenes chilenos fueron seleccionados a través de un llamado nacional efectuado por los medios de comunicación masiva y de la página web www.astronauticachile.cl

Una comisión de académicos se encargó de la selección final de los participantes sobre la base del interés y trabajos efectuados en ciencias espaciales y también de los promedios de calificaciones, superiores a 6,1 con una escala máxima de 7. Postularon en Chile más de 700 jóvenes.

Todos los alumnos chilenos, del continente y rusos fueron becados con alimentación, transporte, alojamiento y material didáctico gratuitos. Los seleccionados solo debieron costearse sus boletos de viaje hacia Santiago y luego a sus lugares de origen.

Tanto los académicos como los coordinadores que trabajaron en el Campamento Espacial lo hicieron gratuitamente sin cobrar un dólar por su trabajo.

Cabe señalar que la labor de diseño, programación, planificación y coordinación del Campamento Espacial se efectuó entre los meses de Marzo de 2003 y enero de 2004, totalizando 25 mil horas de trabajo hombre gratuitas.

Entre el 4 y el 18 de enero de 2004, los jóvenes asistieron a conferencias ofrecidas por profesores universitarios, con grados de magister y doctorado, algunos de los cuales están trabajando en experimentos para la Estación Espacial Internacional.

Las charlas incluyeron temas de Planetología, Física y Robótica Espacial, control y Rastreo de Misiones Espaciales, Exobiología, Climas Extraterrestres, Origen y Efectos de Meteoritos en la Tierra, Misiones humanas al Espacio y Búsqueda de Planetas Extrasolares.

Cada conferencia fue planificada para 45 minutos, sin embargo el entusiasmo de los estudiantes prolongó algunas por espacio de hasta casi dos horas.

Entre las múltiples actividades que efectuaron los jóvenes en el Campamento Espacial figuraron: una visita al Observatorio Astronómico de Paranal, ubicado a más de mil kilómetros al norte de Santiago; una visita a la Meseta de Chajnantor, localizada a 5.100 metros de altura; al Museo Antropológico del Padre Gustavo Le Paige, en San Pedro de Atacama; al Museo de Geología de la Universidad Católica del Norte, en Antofagasta; al Museo Antropológico de Ancud a 1.200 kilómetros al sur de Santiago; visita al Planetario de la Universidad de Santiago de Chile y una visita a la Estación de Rastreo de Satélites del Centro de Estudios Espaciales de la Universidad de Chile, a 40 kilómetros al noroeste de Santiago.

También se efectuaron trabajos grupales con cinco equipos de estudiantes, integrados por diferentes países, entre los cuales destacó el diseño y construcción de naves espaciales en honor a los tripulantes del Transbordador Columbia y el desarrollo de varias noches de observación astronómica, incluyendo los cráteres de la Luna, el planeta Marte, Saturno y la Vía Láctea en la ciudad de Ancud.

Cada estudiante que participó en el Campamento asumió la responsabilidad de ofrecer una conferencia en su colegios y comunidades estudiantiles para dar a conocer las charlas, actividades y conocimientos adquiridos durante las dos semanas que duró el evento educacional.

Cumplimiento de Objetivos El Campamento Espacial de Las Américas cumplió con los siguientes objetivos:

  1. Reunir a los estudiantes del continente y Rusia que han desarrollado trabajos e intereses en las ciencias, tecnología y exploración espacial.
  2. Reforzar la motivación por carreras universitarias directamente relacionadas con la investigación la enseñanza y el desarrollo de las ciencias espaciales.
  3. Contribuir a la formación de un espíritu de trabajo en equipo, salvando las barreras idiomáticas, culturales y las diferencias entre los países con vistas a crear una sola conciencia de raza humana que se proyectará por la Vía Láctea y el espacio durante el siglo XXI.
  4. Estimular la creatividad y la búsqueda de soluciones a problemas que plantea la exploración espacial y los límites de la actual tecnología.
  5. Contribuir a formar una red de jóvenes en América unidos en torno al aprendizaje, desarrollo e investigación científica.
  6. Servir como una instancia en torno a la cual los jóvenes estudiantes americanos puedan canalizar sus deseos de conocer y aprender más sobre la exploración espacial.
  7. Contribuir a mejoramiento de la calidad de la educación de los jóvenes y al desarrollo de sus comunidades en sus respectivos países.
  8. Apoyar los esfuerzos para crear y fortalecer el espíritu solidario y la paz que debe caracterizar a las nuevas generaciones del continente y la humanidad.
  9. Preparar a los jóvenes para enfrentar los desafíos de lo que será la exploración espacial y el establecimiento de colonias humanas en otros planetas.
  10. Sensibilizar a las autoridades en Chile y en los países del continente para apoyar las actividades educacionales espaciales.
  11. Demostrar a la comunidad planetaria que es posible efectuar eventos educacionales veraniegos aplicando esfuerzos y creatividad

Recursos

  • Costo Total del Campamento Espacial de Las Américas : US$ 50.000.-

CLAVES PARA EL ÉXITO

No podemos sino agradecer a todos quienes hicieron posible el éxito del II Campamento Espacial de las Américas. Es por esto que no se puede dejar en el olvido a quienes se convirtieron en el pilar fundamental para llevar a buen puerto esta actividad.

Sin la participación de instituciones y personalidades entusiastas y convencidas que invertir en educación es invertir en desarrollo, en mejoramiento de la calidad de vida y en el fortalecimiento de una sociedad respetuosa, solidaria, fraterna y equitativa, no habría sido posible finalizar con éxito el Campamento Espacial de Las Américas 2004.

Agradecemos la confianza depositada por la Oficina de Asuntos para el Espacio Exterior de las Naciones Unidas (OOSA), en especial a su director Sergio Camacho Lara.

Formulamos nuestros agradecimientos a la confianza y la colaboración de la Ministra de Relaciones Exteriores, Soledad Alvear y los subsecretarios de Educación, María Ariadna Hornkohl, de Deportes, Ernesto Velasco e Isidro Solis, también presidente de la Agencia Chilena del Espacio, quienes facilitaron los caminos para hacer realidad esta actividad pionera.

También reconocemos los esfuerzos y el vital apoyo facilitado por el Observatorio Europeo Austral (ESO), señalando el enorme trabajo desplegado por su vocero Esteban Illanes.

Quien jugó un papel clave en el desarrollo de este evento educacional fue la Fuerza Aérea de Chile y su comandante en jefe, General Osvaldo Sarabia Vilches, quien poseedor de una visión de futuro apoyó desde el primer momento el Campamento, otorgando las facilidades para transportar a la delegación al norte del país.

Agradecemos también la presencia del candidato a astronauta, comandante Klaus von Storch y del comandante, Jaime Téllez, quienes ofrecieron conferencias y talleres que entusiasmaron a los 47 estudiantes que participaron en el Campamento.

La Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) con su director, general Enrique Rosende, fue vital para el éxito de este evento educacional. Su visión de futuro, que comparte desde hace años con quienes trabajan en el ámbito espacial, se tradujo en un apoyo excepcional a los jóvenes y académicos.

También, su secretario general, coronel Pablo Ortega, fue clave en esta empresa, pues gracias a su confianza y esfuerzo, el aporte de la DGAC fue espectacular.

La disposición de la Fundación Planetario, dirigida por Juan Herrera, contribuyó a fortalecer la programación y actividades para los estudiantes.

Al decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Santiago, Doctor José Luis Cárdenas, agradecemos vuestra espectacular colaboración, calidad humana y entrega profesional y personal que, sin duda, marcaron a los jóvenes participantes.

Al presidente de la Asociación Chilena de Municipalidades, Pedro Sabat, reconocemos su disposición, aportes y confianza expresada en este evento planetario.

De igual modo expresamos nuestras felicitaciones a quienes hicieron posible el Campamento en el norte del país, especialmente a Codelco Chile, a Alicia Aravena, jefe de Comunicaciones en Calama.

Las municipalidades de Ancud, Antofagasta, el Rotary Club de Antofagasta, la Fundación Telefónica y FIDAE 2004 fueron también determinantes en el desarrollo del Campamento.

A los académicos, Ricardo Muñoz Magnino, Eduardo Díaz Araya, Felipe Barrientos, Carlos Roeschmann, Juan Cristóbal Zagal, Roderick Bowen, Martin Arluciaga, Leopoldo Porras, Luis Donoso y Marina Stepanova nuestros profundos agradecimientos por compartir sus experiencias y conocimientos con los jóvenes de América y Rusia.

Y a los coordinadores, Rosa Arens Otey, Gabriel Brito, Mauricio Acuña, Luis Garcés y Gustavo Rodríguez, agradecemos sus esfuerzos, desvelos, preocupaciones, fuerza, trabajo, empuje, dedicación y comprensión para sacar adelante y con éxito el Campamento Espacial de Las Américas 2004.

A NUESTROS AVENTUREROS…
Queridos Jóvenes:

Hemos finalizado el Campamento Espacial de las Américas 2004 con la presencia de un extraordinario grupo de estudiantes que durante dos semanas compartieron la pasión y el entusiasmo por las ciencias, la tecnología y la exploración espacial.

La Asociación Chilena del Espacio, ACHIDE, organizadora de este evento, agradece vuestra presencia y formula esperanzas para que la experiencia que ustedes vivieron en las ciudades de Antofagasta, Santiago y Ancud, Chiloé, haya contribuido a estimular sus inquietudes, ideas, creatividad y, sobre todo, a alimentar sus vocaciones.

Los académicos y coordinadores que participaron en él, lo hicieron creyendo en los sueños y en la perspectiva de colaborar en su formación personal y educacional, teniendo en cuenta el enorme desafío que presentará el siglo XXI con los viajes de exploración y establecimiento de colonias humanas en el cosmos.

Para quienes hemos asumido la tarea de acompañarlos y apoyarlos en esta aventura de seis mil kilómetros a lo largo y ancho de Chile ha sido una experiencia maravillosa no exenta de cotidianos desafíos y vital en el aprendizaje.

Como toda actividad humana hemos cometido errores y también omisiones. Les ofrecemos disculpas por ello y a modo de explicación les señalamos que nuestro objetivo siempre fue entregar un modelo de conducta, respeto, orden y disciplina necesarios para el buen desempeño de todo equipo de trabajo que apunta a coronar con éxito una misión y un campamento cósmico único en el planeta.

Sin duda, producto de lo que ustedes aprendieron, quedarán interrogantes personales relacionadas con las materias, los temas y las experiencias que vivieron durante el Campamento. Esta situación también forma parte de las metas propuestas.

Cada uno tendrá un tiempo de reflexión y recuerdos en que sus espíritus rememorarán los momentos vividos junto a sus compañeros de viaje chilenos, mexicanos, argentinos, ecuatorianos, norteamericanos y rusos.

Los acompañamos en esos pensamientos, pues también valoramos y sentimos su cercanía y, ahora, también extrañamos vuestra presencia. Es parte de la vida.

Solo resta decirles que sigan soñando, estudiando y trabajando para que sus ideales de conocimientos y de una sociedad humana más justa, equitativa, solidaria, respetuosa y fraterna sea la luz esperanzadora que mueva al planeta en su viaje por la Vía Láctea y el espacio.

Hasta una próxima oportunidad, muchachos.

Hugo Camus Palacios
Director
Campamento Espacial de Las Américas
Vicepresidente
Asociación Chilena del Espacio

ANTOFAGASTA, PRIMER DESTINO DEL CAMPAMENTO ESPACIAL DE LAS AMÉRICAS 2004

Y llegó la hora. Después de meses de preparación, de realizar los contactos necesarios para conseguir no sin grandes esfuerzos, todo lo necesario para atender a los niños que emprenderían la aventura.

El 5 de enero partimos en el bus de la Dirección General de Aeronáutica Civil, guiado por las expertas manos de don Marcos, desde el hotel del Centro de Alto Rendimiento (CAR), rumbo a Antofagasta, punto inicial del Campamento Espacial de las Américas 2004, a eso de las 6 de la mañana.

Pero para llegar a ese minuto, debimos reunirnos todos quienes integramos la delegación, y para eso, los coordinadores estuvieron trabajando desde el 2 de enero para el recibimiento de quienes venían desde la lejana Rusia: 10 niños, hombres y mujeres, más tres académicos, además de jóvenes de México, Argentina, Ecuador y Estados Unidos.

Arduo fue el trabajo también para recibir y trasladar a los niños que venían desde las distintas regiones del país, a participar con gran entusiasmo del períplo educacional.

Los primeros en llegar fueron los rusos, quienes el primer día debieron ser hospedados en las casas de los coordinadores del Campamento. Al día siguiente, el 3, fueron múltiples los viajes a los rodoviarios y al aeropuerto para recibir a los chicos. La caritas de expectación se multiplicaron y las ansias por comenzar se acrecentaron al verse recibidos por cada uno de los coordinadores.

La jornada continuó el domingo, con el arribo al hotel del CAR de los seleccionados de la Región Metropolitana, que desde las 8.30 de la mañana se hicieron presente en la recepción del centro de hospedaje.

Una vez todos reunidos, con sus poleras, gorros, cortavientos, cuadernos, lápices y apuntes, partimos al Auditorium de la Fundación Telefónica, donde se dio oficialmente por inaugurado el Campamento Espacial de las Américas, en presencia de las autoridades, encabezadas por el Subsecretario de Aviación y Director de la Agencia Chilena del Espacio, Isidro Solis; el Director del Campamento, Hugo Camus Palacios y del aspirante a astronauta chileno, Klaus von Storch y los académicos que se encargarían de las charlas de los niños.

El general en retiro de la Fuerza Aérea de Chile, Leopoldo Porras, fue quien primero se enfrentó a los chicos, con su charla sobre sondas espaciales en Marte, entregándoles, además, la primicia de enseñarles las primeras fotos enviadas por el Rover estadounidense que se posó en el planeta rojo.

La tarde del domingo, y luego de alimentarse en las dependencias de la DGAC, los niños partieron a un mall a hacer las últimas compras, puesto que en la madrugada siguiente partiríamos al aeropuerto para abordar el Hércules C-130 que la Fuerza Aérea de Chile había dispuesto para trasladar a la delegación hasta Antofagasta.

Aún con cara de sueño, pero con la emoción de abordar el avión de transporte más grande de la instituciñon alada, llegamos hasta las dependencias del Grupo 10 de la Fach, donde, una vez recibidas las instrucciones para el viaje, abordamos y fuimos ubicados unos frente a otros en el interior de la aeronave, con la expectación de partir, a las 8 de la mañana, según lo establecido en el programa.

El sueño fue más fuerte que el ruido del avión y, provistos de los correspondientes tapones, no hubo nadie que no cerrara sus ojos, con lo que las dos horas de viaje casi no se sintieron. Amén de que el vuelo tampoco tuvo sobresaltos debido a la gran pericia de sus tripulantes.

Antofagasta al fin

A las 10 de la mañana ya pisábamos suelo antofagastino. Un bus y una van de la Municipalidad nos esperaban y aunque algo incómodos, partimos hacia donde sería nuestra residencia temporal en la ciudad.

Una vez acomodados en las habitaciones dobles, partimos a alimentarnos en las dependencias de Codelco, donde fuimos recibidos con los brazos abiertos.

Las actividades académicas comenzaron a las 15 horas, con la conferencia del académico Felipe Barrientos, quien abordó el tema “Búsqueda de planetas extrasolares”. Lamentablemente, las preguntas esta vez no pudieron ser muchas, debido a que Barrientos debía volver a Santiago. Sin embargo, su conferencia fue muy apreciada por los estudiantes, quienes comenzaron a vivir la espectacular aventura del saber.

Los problemas no quisieron tampoco estar ausentes en esta actividad, y el programa debió sufrir sus primeros cambios. No serían los últimos, pero eso no les quitó el ánimo a los niños, que comenzaron a formar sus amistades, y a convivir en una experiencia que ciertamente no olvidarán.

Una cosa que sin duda es destacable, es que la tecnología les permitió a los padres estar comunicados permanentemente con sus hijos. El celular, aunque en algunas partes no tenía cobertura, fue el vínculo, al igual que el servicio de mensajería de nuestro sitio.

Niños espectaculares

Para los organizadores del Campamento Espacial de las Américas sin duda que la mayor satisfacción fue reunir un grupo excepcional de niños y jóvenes no tan sólo de Chile, sino que también de otros países. Inquisitivos en sus preguntas, sabios en sus respuestas, pero por sobre todo, niños. El regaloneo no estuvo ausente durante la primera parte del viaje, y la palabra cariñosa, amable o arroparlos durante los viajes en buses durante la noche y observar en sus rostros la paz, fue la retribución casi inesperada por cada uno de los que estuvimos a cargo durante el viaje.

Y Paranal los esperaba….

NACIONES UNIDAS PATROCINARÁ EL PRIMER CAMPAMENTO ESPACIAL DE LAS AMÉRICAS, QUE SE HARÁ EN CHILE

Viena (Austria).- La Oficina de Asuntos del Espacio Exterior de las Naciones Unidas (OOSA), con sede en Viena, anunció que patrocinará el Primer Campamento Espacial de Las Américas para jóvenes estudiantes del continente que se efectuará en Chile, entre el 4 y el 18 de enero de 2004 en las ciudades de Antofagasta, Santiago y Ancud, Chiloé.

La información la confirmó el director de la OOSA, el ingeniero aeroespacial y experto en tecnología, Sergio Camacho Lara, quien señaló que la actividad educacional se enmarca dentro del trabajo que la Oficina del Espacio de las Naciones Unidas efectúa en América y en los cinco continentes.

El año 1999, durante la reunión mundial de la UNISPACE, se establecieron recomendaciones precisas para el trabajo futuro de los países miembros de las Naciones Unidas, especialmente referidas a la difusión del conocimiento e información sobre ciencias, tecnología y exploración espacial en los niveles de enseñanza básica, media y universitaria.

Siguiendo esa recomendación se programó el Campamento Espacial de Las Américas al cual asistirán alrededor de 40 jóvenes, de entre 13 y 14 años de edad, de Chile, Argentina Brasil, Ecuador, México, Colombia, Venezuela, Perú, Bolivia, Uruguay, Estados Unidos y Canadá, entre otros.

Esta es la segunda oportunidad en que las Naciones Unidas patrocina una actividad educativa espacial dirigida a jóvenes estudiantes en Chile. En Enero de 2003 lo hizo con el Primer Campamento Espacial Internacional para jóvenes efectuado por primera vez en América y en el cual participaron chilenos, mexicanos, venezolanos y ecuatorianos.

En Chile, el evento es organizado por la Asociación Chilena del Espacio (ACHIDE) y auspiciado por el Observatorio Europeo Austral (ESO), la Agencia Chilena del Espacio (ACE), la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), FIDAE 2004, la Fuerza Aérea de Chile (FACH), la Intendencia de Antofagasta, la Municipalidad de Ancud y la Asociación Chilena de Municipalidades, entre otras instituciones.

El director del Campamento, vicepresidente de la Asociación Chilena del Espacio, e historiador espacial, Hugo Camus Palacios, indicó que “la decisión de las Naciones Unidas de patrocinar el evento educacional y motivacional es una expresión de apoyo y confianza al país y del enorme interés que existe por mejorar el acceso de los jóvenes americanos al infinito horizonte de conocimientos y descubrimientos que ofrecen las ciencias, la tecnología y la exploración espacial”.

El programa del Campamento en Chile incluye una serie de conferencias en Antofagasta, en el Auditórium Andrés Sabella de la Universidad Católica del Norte; en el Auditórium de la Telefónica, en Santiago, y en el Auditórium de la Municipalidad de Ancud, en Chiloé.

Las actividades, que se extenderán durante dos semanas, contemplan visitas a los Observatorios de Paranal y Armazones; excursiones al Valle de la Luna, al desierto de Atacama; al Parque Nacional Chiloé y a diversos centros tecnológicos.

238visualizaciones,1hoy

Revisa también...

Campamento 2003

El Campamento Espacial 2003 en el Norte y en el Altiplano: El Campamento Espacial 2003 …